martes, 4 de noviembre de 2014

5 mitos en torno a un #blog

Desmitificando el BLOG, 
ese extraño "conocido" 
que sirve por y para todos.

Hace poco tuve la oportunidad de asistir a una ponencia sobre Linkedin. El ponente, muy acertado en casi toda su charla, viendo que una gran parte de la audiencia estaba interesada en Linkedin como red social punto de encuentro para la búsqueda de empleo (y no como una oportunidad de venta y networking), en un determinado momento, sentenció:
 "1º En las RRSS no eres nadie si no tienes un blog."
Las personas allí reunidas, con poca o nada experiencia bloguera, preguntaban cómo, porqué, dónde... podían hacerse con uno. El ponente volvió a insistir que:
"2º Todos podemos abrir un blog."
En fin, yo me mordía la lengua e incluso en un determinado momento, alcé la mano para poder expresar mi humilde opinión basada en mi propia experiencia. Señores, ¿Estamos de acuerdo?
"3º ¿Es el blog instrumento adecuado para todo el mundo y todos los objetivos?"
Tengo que añadir que, al cabo de unos días, tuve una reunión con un cliente y varios de sus colaboradores. En un momento dado, se me propone incluir en el blog corporativo las campañas publicitarias que teníamos en curso. Imaginé, entonces, una reunión infinita en la que tendría que empezar a explicar, desde cero,  la naturaleza más intrínseca de estas bitácoras.
"4º ¿Puede un blog soportar contenidos estrictamente publicitarios?"
Empezaba a entonarme en la reunión, hablando de las bondades menos comerciales del blog y del porqué del contenido de calidad, cuando mi cliente me sugirió que, en esos contenidos de calidad, no incluyéramos a la competencia.

"5º ¿Puede el contenido de calidad obviar la información de interés que nos rodea?"

Ante estos -grandes o pequeños- desatinos, algo me ha impulsado a escribir este post. Quizá no sea de los más populares, puesto que indirectamente hablo de "inconvenientes", pero creo que es necesario una pequeña dosis de "desmitificación".


Soy amante y defensora de este medio de comunicación a ultranza. Abierto a todos, gratuito, intuitivo, pero...  muy consciente de que se necesitan ciertas aptitudes y, sobre todo, actitudes:

Sitio web: Marketing de guerrilla en la web 2.0
"¿Cuántos blogs pueden existir actualmente y sobre cuántos temas?"
Animar a una persona, en búsqueda activa de empleo, a abrir un blog (porque si no lo hace no conseguirá destacarse) me parece, cuanto menos desafortunado y arriesgado, pudiendo generar más frustración que esperanza.
Llegados a este punto y siempre partiendo de la base que no me refiero a blogs personales, si no aquellos enfocados a objetivos promocionales, creación de marca personal, empresa, etc..., hay que ser claro y llamar a las cosas por su nombre:
  1. Todos podemos acceder a una plataforma y crear un blog pero no todos estamos capacitados para ello.
  2. Si no te gusta escribir, ni lo intentes.
  3. Si no tienes tiempo, sé consciente de que lo vas a necesitar.
  4. Hay que tener alma de investigador. Curioso e insaciable.
  5. Creativo, organizado a la hora de estructurar ideas y saber redactar.
  6. Ser paciente. Lo habitual es que un blog no de frutos a corto plazo. No decaer en el intento.
  7. Ser empático, educado, colaborador y participativo. Sí, también en un blog.
  8. Saber discriminar la información y contenido de interés, útil para tu comunidad, de lo puramente publicitario o promocional ("qué guapa soy y qué tipo tengo").
  9. Valora a tu competencia. Quizás puedas aprender de ella.

Hasta pronto!